El Color

Tintas para papel y textil, tintas para pintura en seda y pigmentos laca.

Todos los colores están hechos a base de plantas y de un insecto cultivado en las Islas Canarias: cochinilla (Dactylopius Coccus Cactus). Tintas para papel y textil, pigmentos laca para bellas artes .

Pedidos en pigmentosorganicos@gmail.com

Pedido mínimo para envíos 25 € más gastos de envío (10 € hasta dos kilos en Península) . Otros destinos consulten en el mismo mail.

Precios sin IVA.

TINTAS BOTÁNICAS – TINTAS ORGÁNICAS

QUÉ SON Y ALGUNAS RECOMENDACIONES PARA SU USO:

Estas tintas son: de origen botánico: procedentes de raíces, flores, tallos u hojas

                      de origen animal: procedentes de insectos (Cochinilla) (sólo dos rojos)

                     de síntesis:  la indigotina o carmín de índigo se sintetiza del índigo natural.

La paleta de colores se consigue por las materias colorantes de las plantas e insectos y la mezcla entre ellos. Es decir, las tintas son miscibles entre ellas.

Se considera un producto amigable con el medioambiente porque:

– el origen de las plantas en su mayoría son de cultivo local sin pesticidas ni abonos químicos

– se utilizan sales metálicas en su fabricación bastante inocuas : alumbre y sulfato de hierro.

– No existe ningún vertido tóxico en ningún proceso de su producción. Todos los ingredientes son de origen natural y los restos de plantas se compostan para abonar.

Las tintas se presentan sin aglutinante para su mayor conservación y versatilidad. Se recomienda aglutinar lo que se va a usar en los próximos días.

AGITAR ANTES DE USAR

Si se desean usar para papel: añadir la cantidad de goma arábiga suficiente para conseguir una textura un poco más densa.

Si se desean usar para pintura en seda: Funden bien en la técnica húmedo sobre húmedo. Para reserva con guta, se aplica la reserva y cuando seca se pintan las zonas no reservadas.  Para pintura directa se recomienda aglutinar con goma guar (1% aprox)  hasta que coja una consistencia tipo sirope para que no expanda en la tela.

Estas tintas se pueden serigrafiar, pintar y estampar sobre algodón, lino y casi cualquier fibra natural previamente desaprestada y mordentada correctamente.

Por último: tanto en pintura en seda como sobre otros tejidos, se necesita una vaporización entre dos papeles fuertes para que recojan el exceso de tinta y no se contamine el diseño. Para rojos azules, y negro se recomienda poner doble papel o uno más grueso.

Algunos colores rojos procedentes de la cochinilla y los azules de indigotina sacan un  excedente de colorante, por lo que se recomienda aclararlos en abundancia tras la vaporización y no dejar el tejido escurrir en vertical, ya que podría contaminarse de rojos o azules. Se puede secar el exceso de humedad con una toalla y tender en plano. Tras los primeros lavados, el rojo y azul quedan estables. El resto de los colores como amarillos, marrones, verdes  y rojos de procedencia vegetal a penas sacan exceso de tinte.  

El conservante de estas tintas es un antifungicida natural. Se calcula una duración sin refrigerar de unos 15 meses, refrigerado dura más. No obstante, aunque la fecha de caducidad se pase, si la tinta no presenta hongos o mal olor, está en perfectas condiciones para poder seguir usándola.